Enrique Baeza | “Word Portrait”

Gerhardt Braun Gallery acogerá el Sábado 7 de Abril, una performance que nos permitirá asistir al proceso de creación de un Word Portrait en un cara a cara, entre Enrique Baeza y Rossy de Palma. Después de Nueva York, Miami y Madrid, Baeza presenta en Mallorca su performance sobre el poder íntimo de la palabra. En ella conversa con un individuo con la intención de descubrir cuáles son las palabras que le representan en ese particular instante. A través de tres monitores, irán apareciendo las palabras más significativas de la entrevista, hasta llegar a dos, que sintetizarán y retratarán a Rossy de Palma, personalidad que ha inspirado a infinidad de artistas en todo el mundo. Enrique Baeza con la performance Word Portrait nos brinda la oportunidad de ver a Rossy de Palma ante un nuevo y desafiante concepto de retrato.
Enrique Baeza desarrolla su proyecto artístico Reality is Spam. Basado en la búsqueda por trascender las apariencias a través del lenguaje, en una realidad configurada por la manipulación. Cuestiona un lenguaje público dominante que asfixia e impide la comunicación entre las personas. Su proyecto cobra especial sentido técnico-lingüístico tras la proliferación de Internet y el auge de todo tipo de plataformas, medios y dispositivos que han transfigurado la comunicación entre los individuos.

SOBRE “WORD PORTRAIT”
LA TRANSCENDENCIA DE LAS PALABRAS

Describir es retratar con palabras, es hacernos descubrir aquello que es observado por alguien.

Al querer hacer un retrato sea tradicional, pintado o esculpido, ya sea a la manera de Baeza con palabras, nos encontramos con un problema y es que nadie es la suma de nuestras expresiones faciales, ni de nuestras características físicas, ni de los hechos que nos han sucedido en nuestras
vidas. Siempre habrá vacíos de información que tendremos que rellenar con nuestra imaginación para llegar a la esencia del personaje. Es entonces donde la percepción, la sensibilidad del artista, y una técnica cercana a la psicomagia, entran en juego para visibilizar aspectos tangenciales pero fundamentales para describir a una persona.

Las dificultades para llevar a cabo un retrato del individuo contemporáneo son muchas dado que la identidad humana es, en general, irregular, cambiante e impermanente. Según las teorías post modernas sobre el individuo, existe un margen muy pequeño para encontrar rasgos característicos que distingan a cada persona y nos sirvan para describirlo. Casi todas estas teorías
consideran como imposible encontrar ya individuos que se distingan los unos de los otros, la mediatización de nuestra sociedad ha llegado a niveles en que se hace muy difícil distinguir el individuo de la masa. Una descarga continuada de la información mediatizada, sobre nosotros mismos, nos lleva a una deformación de nuestras realidades, complicando nuestra proyección
hacia el exterior y a su vez la posibilidad de describir nuestras peculiaridades.

Enrique Baeza cuestiona este lenguaje predominante y recupera la comunicación íntima como el único tipo de comunicación válida; el artista reivindica la comunicación “tete a tete” como la verdadera, como la salvación a la censura y al ruido mediático. Para poder llegar al estado emocional y simbólico de cada una de las personas que retrata, Baeza aplica el mismo método en todos sus modelos. Se introduce asomándose al interior de los personajes: mantiene una conversación íntima, sirviéndose de una serie de preguntas pensadas para una respuesta rápida, automática, que refleje los pensamientos más inmediatos. A partir de ahí consigue cartografiar la
personalidad del retratado con las palabras clave de más peso que describan al personaje en cuestión.

La intención de Baeza es aludir mediante las palabras significantes, que transciendan a la pura imagen y nos describan una más compleja identidad personal.
De alguna manera el retrato es siempre una metáfora del deseo colectivo de inmortalidad por ello, una vez obtenidas las palabras clave son representadas, como contraposición al lenguaje íntimo mediante una construcción luminosa, o no, con materiales que en todos los casos retoman el lenguaje publicitario y mediático, enfatizando el retrato como objeto que perdurará en el tiempo.

Desde esta breve descripción, la intención del artista es dar pie a una conversación que surja de la reflexión sobre las consideraciones acerca del modelo retratado. El retrato no está acabado hasta que el público lo contempla y realiza sus comentarios. De esta manera, es el retratado el que le devuelve la mirada al artista. Es con esta mirada devuelta como empieza la obra, la
exposición y la invitación a la reflexión.

PROPUESTA DE PARTICIPACIÓN
Plasmar la historia de un lugar en un tiempo determinado.

Desde Gerhardt Braun Gallery, presentamos este proyecto con la intención de hacer partícipes a nuestros clientes y amigos de nuestra andadura como galería. Involucrar a nuestros clientes como parte activa y fundamental de la exposición es sin duda una manera de devolver la mirada y el tiempo que dedican a nuestra galería, de poner en valor al coleccionista y amante del arte.
De dar la importancia que se merece a un agente activo no solo en el mercado si no en el proceso creativo y constructivo de una obra y una exposición.

Esto no es un Open Call, sino una llamada a personas seleccionadas que sabemos a ciencia cierta que las palabras que surjan de sus conversaciones con el artista darán pie a una ulterior conversación en la que todos tomemos parte.

Queremos mediante esta exposición escribir un pedacito de historia que sucede en Palma, en un tiempo determinado, marzo de 2018. La confluencia de una serie de personajes que se dan cita en esta pequeña ciudad Mediterránea, en este momento, es digna de ser inmortalizada. (Por Mercedes Estarellas)

Gerhardt Braun Gallery (Palma) | Hasta el 29.05.2018

Anuncios