Envuelto en el papel de regalo de Frank Ghery nos alcanza Francis Bacon

Hasta el 8 de enero de 2017 se puede disfrutar en el Museo Guggenheim de Bilbao la exposición Francis Bacon. De Picasso a Velazquez. Cualquier exposición en el Guggenheim se plantea de inicio como una competición con el propio museo. Es como un maravilloso regalo del que muchas veces preferimos la envoltura, el papel de regalo de Frank Ghery. Esta preciosa cajita de música viene en otra más grande como es Bilbao, cuya transformación en los últimos 20 años no deja de sorprendernos. Nadie se acuerda ya de las naves industriales, las grúas y los astilleros que daban a Bilbao esa imagen tan gris. El Arte ha obrado el milagro. Bilbao es hoy más burgués. Es mucho más como las demás.

Francis Bacon  (Dublín  1909- Madrid 1992)  no defrauda. Es un regalo incómodo. Una película de miedo que no nos dejará dormir. Bacon se retuerce entre los hierros revirados de una cama desvencijada que es el Guggenheim y sus salas acolchadas repletas de camisas de fuerza. Bacon tiene un lenguaje propio. La exposición es un dialogo a gritos con los clásicos en el que su obra se mira de reojo en el espejo distorsionado de los grandes maestros (Picasso, Van Gogh, Giacometti, Goya, Velázquez, Sargent, Whistler…)

Sus figuras están solas, atrapadas en camastros, enmarcadas en cuadrados, colgadas del techo cual jarrete de ternera. Soledad por doquier. Decía Bacon que si pintaba dos personas en el mismo lienzo a la fuerza se creaba una historia entre ambas y eso le molestaba. Son animales que parecen humanos. Son mucho más muecas que gestos. Es torsión y es distorsión. Es el grito agónico y desesperado de Inocencio X que nos persigue allá por donde vayamos en la sala. Pintó decenas de versiones.

Es aquella madre de la “masacre de los inocentes” que grita tratando de proteger a su hijo. Hay una figura acurrucada sobre un lecho bermellón. Tensión, torsión y hemoglobina. Angustia, crucifixión y vómito. Vísceras desordenadas. Todo gira sobre sí mismo. Es una borrachera y una resaca a la vez. Bacon pintaba de día y bebía de noche. Un hombre feo que se mira en un paupérrimo espejo y se anuda una corbata. El horror está sentado en una silla de madera. Bacón destruyo muchas de sus obras. Gira y se vende por triplicado en enormes marcos dorados. Hay gente gritando en silencio y unos hombres abrazándose sobre la cama para el horror de la Inglaterra de los años 50.

Study for Self-Portrait, 1976

Su paleta es El Greco y es Giacometti. Es un rostro azul, magenta y gris. Son poses del mismo Rondín en una montaña rusa en caída libre. El fondo es oscuro y hay algo naranja o azul cielo que nos intriga. Hay un toro que sale de un cubo. Bacon murió en Madrid. Hay también, si giramos la cabeza, una representación de su estudio, sin duda una de sus mejores obras. Una versión evolucionada de Altamira, otro de sus fetiches en España…y así hasta 100 obras de Bacon con sus álter egos.

Una nueva apuesta segura del Guggenheim. Ya en 1971 se convierte en el primer artista vivo, después de Picasso, al que el Grand Palais de París dedica una retrospectiva. Impecable. Beba Coca-Cola. Comprar ropa de marca garantiza que ligues hoy en día. El arte es un pasatiempo para los niños, los viejos y los turistas. El ocio es para los ociosos. Bacon no sabía lo que hacía. “Yo creo que el arte es una obsesión de vida y, después de todo, dado que somos seres humanos, nuestra mayor obsesión somos nosotros mismos”. Bacon es hoy una mujer barbuda en gira permanente.

triptico

Exhibition organized by the Guggenheim Museum Bilbao in collaboration with Grimaldi Forum Monaco | Curator: Martin Harrison | Sponsored by Iberdrola

The Guggenheim Museum Bilbao presents Francis Bacon: From Picasso to Velázquez, an exhibition of some 80 works including some of the most important and yet least exhibited paintings by this British artist born in Ireland, alongside the works of the classic masters from French and Spanish culture. Portraits, nudes, landscapes, bullfighting… the exhibition offers a new perspective on Bacon’s oeuvre by highlighting the influences exerted on his art.

Transgressive in both his life and art, Bacon broke down many barriers that were deeply entrenched at the time, placing human beings in front of a mirror in which we could see ourselves in a raw, violent way. Bacon’s nudes tend to feature isolated figures in everyday poses which the painter transformed by twisting their bodies into almost animal-like shapes, thus reinventing the portrait.

Francis Bacon was a fervent francophile. He was an avid consumer of French literature by authors like Racine, Balzac, Baudelaire and Proust and passionate about the art of Picasso and Van Gogh, and the painters who preceded them like Degas, Manet, Gauguin, Seurat, and Matisse. As an adolescent, he discovered Nicolas Poussin’s Massacre of the Innocents (1628–29) near Chantilly, and in 1927 he had a revelatory encounter with Picasso’s work when he visited the exhibition Cent dessins par Picasso in the Paul Rosenberg Gallery in Paris, which, in fact, spurred him to decide to embark on his career as a painter.

After his initial contact with Picasso’s oeuvre in the 1920s and 1930s, the influence of Spanish culture on Bacon´s art is most obvious in his obsession with the portrait of Pope Innocent X that Velázquez painted in 1650, which would serve as Bacon’s inspiration for more than 50 works. In addition to Velázquez, he was also fascinated by other classic Spanish painters such as Zurbarán, El Greco and Goya, whose paintings he fervently admired at Madrid’s Museo del Prado, a museum he asked to visit alone just a few years before his death after seeing the Velázquez retrospective held there in 1990.

Bacon created a new universe of images conceived via literature, film, art, and his own life using a unique language, reflecting human vulnerability with utter rawness.

bacontop

Francis Bacon. De Picasso a Velazquez
Autor: Francis Bacon
Fechas: Hasta el 8 de enero de 2017
Lugar: Museo Guggenheim (Bilbao)